lunes, 10 de diciembre de 2012

VERONICA FLORES LOPEZ: HONOR A QUIEN HONOR MERECE


Verónica Flores López

¿Ha pensado usted alguna vez en la importancia de realizar un trabajo con amor? Podríamos hablar de cualquier trabajo, sin embargo queremos referirnos particularmente a una actividad nutriente por excelencia: la preparación de alimentos.


En este punto queremos resaltar el caso de Verónica Flores López, quien llega al Centro Cultural La Esperanza a ocupar un puesto  relacionado con el apoyo doméstico en un momento de escasez laboral en la región. Recomendada por un vecino del lugar, se presenta dispuesta a realizar su mejor esfuerzo en las labores inicialmente encomendadas, pero al dejar ver su personalidad responsable, pronto se convierte en candidata ideal para realizar un trabajo distinto que requiere mayor organización y cuidado, y que además implica ganarse la confianza de quien la contrata. Su actitud dispuesta y sus conocimientos son la base para que pronto sea ascendida a la posición de cocinera en el Centro, puesto que desde un inicio realiza denotando experiencia, iniciativa, higiene, puntualidad y una atención cuidadosa a las especificaciones solicitadas.


A esta eficiencia se le suma la buena disposición de Verónica para complacer, sugerir y en ocasiones incluso adivinar los posibles gustos de los paladares a veces exigentes de los comensales, pues el Centro ha recibido intelectuales, artistas, políticos, familiares y amigos, y desde la llegada de Verónica, todos han disfrutado de los platillos típicos de la región que ella prepara. En cada ocasión ha sido objeto de expresiones de satisfacción y halago por su sazón.

Calabacitas rellenas

Margarita de cajeta


Pollo en adobo

Tortillas hechas a mano

Pollo en salsa de tomate

Pescado frito con yerbas de olor

La actitud y versatilidad mostrada por Verónica durante estos 15 meses, ha incluido sugerencias de nuevos platillos, así como la elaboración de un catalogo que incluye los ingredientes requeridos. También participa en la planeación y administración de los recursos necesarios para los mismos, y ha tenido la apertura de incorporar cambios para dar gusto a los comensales, distinguiéndose por investigar y aventurándose a elaborar platillos desconocidos para ella.


Pastel im(posible)


Tamales micatlenses y atole de tamarindo

Considerando lo delicado de un trabajo como el que desempeña, cuyo producto está ligado tanto a la salud como al placer de los consumidores y aún a la imagen del Centro Cultural La Esperanza, hemos implementado la iniciativa de avalar y certificar su trabajo gastronómico otorgándole simbólicamente la categoría de Chef en comida mexicana, con especialidad en platillos miacatlenses.

Si bien éste no es un nombramiento oficial de una instancia educativa, es un reconocimiento afectuoso de valoración a un trabajo personal realizado más allá de las expectativas comunes y con un alto grado de efectividad.

A manera de evaluación se le ha encomendado la elaboración de platillos específicos, ponderando en cada uno de ellos la calidad y el grado de dificultad de su preparación, así como su presentación y sazón. Por los resultados de su desempeño y después de sopesar todas estas consideraciones, decidimos, como depositarias de su hacer gastronómico, otorgarle públicamente este reconocimiento a su trabajo.

Magdalena Guerrero Martínez directora del Centro Cultural La Esperanza y Verónica Flores Reyes


Verónica Flores López 










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada