sábado, 2 de febrero de 2013

II PARTE: UNA EXPERIENCIA EN ASIA:


Continuamos con la segunda parte de la entrevista "Una experiencia en Asia" realizada a Estefanía Amato Barraza.  Disfrútela!.




SEGUNDA PARTE

Y en cuestión de ropa ¿Usaban ropa moderna o algo típico del lugar?
Ya ves que casi toda la ropa dice "Made in Taiwan", en Taipei hay muchos mercados, muchisísisisimos mercados, y la ropa era muy barata, las blusas te costaban 3, 4, 5 dólares. La moneda de allá es el dólar taiwanes.

¿Cuál es el equivalente?
Un dólar americano son 33 dólares taiwaneses, es muy barato para vivir, o para sobrevivir porque para tener una casa es muy caro, los espacios son muy reducidos, pero la ropa la vendían muy barata. Yo creo que de allí es de donde sacan toda la moda, de allí se exportan a todo el mundo las telas, la ropa y los estilos que van a salir. Cuando llegué aquí, le comenté a mi mamá que había blusas que yo había visto en Taiwan, nada más que cuando llegan a Estados Unidos o a cualquier otro país, les ponen una etiqueta que dice: Golce y ya te cuesta 60 dólares; o que diga X marca y ya te va a costar 80 dólares, siendo que en Taiwán te costaba 3. Entonces, era muy barato comprar ropa allá. 
Y la ropa tradicional la usamos nada más en la ceremonia que te digo de la edaden la que los jóvenes estaban vestidos tradicionalmente. Las mamás sí se vestían para las cenas y para eventos importantes con blusas muy tradicionales pero ya muy adaptadas a estos años, no eran así como vestidos largos o como kimonos. Los kimonos son de Japón, pero más o menos era ese estilo, con cuellitos así cortitos, no sé, y colores rojo y rosa casi siempre.


Los niños ¿a qué juegan? ¿Cuáles son sus juegos?

 ¡Ah, eso está muy padre! Porque como yo decía, bueno estoy en Taiwán, estoy del otro lado del mundo,no va a haber nada parecido con mi cultura, con México. Entonces cuando llegué yo veía a los niños en las calles jugando los juegos de manos que hacemos aquí, los mismos juegos pero en chino: los seis seis seis, las escondidas, decían los mismos chistes que yo digo en español pero ellos los decían en chino; las mismas canciones, ellos tenían todo en chino. 
Has de cuenta que voltée a México y les hacía a todos los ojos así para que se les hicieran chinitos.  Era lo mismo, lo mismo, lo mismo, y los mismos juegos, como que, yo creo que todo el mundo es lo mismo pero con diferentes personas, no sé.   Y, otra cosa, los jóvenes aquí en México en la prepa casi todos traen novia y andan de la mano y se dan besitos. Allá era muy raro que yo viera un hombre y una mujer de la mano en la escuela. Como que son muy… no sé, yo nunca ví a mis papás por ejemplo darse un beso y agarrarse de la mano… eso era muy extraño. Los muchachos de mi edad se llevaban como yo me llevaba en tercero de kinder con los niños, como ¡Ay, fúchila, niños! ¡Ay, no te me acerques! Las niñas juegan a las Barbies y los niños juegan a los carritos, haz de cuenta, como que en eso estaban un poco atrasados para nosotros.

Y, entonces si son tan retraídos ¿Cómo son las relaciones entre los jóvenes?

¿Sabes qué? Yo creo que el factor que hace que no haya tanta relación entre jóvenes, entre muchachos y muchachas en la prepa es la educación, porque todo mundo está tan metido, la prepa es como la cúspide de la educación. Tienes que echarle todas las ganas y estar siempre estudiando porque si no, no entras a la universidad, ya no tienes futuro. Como te digo, en la preparatoria tienes que estar centrado totalmente en la educación, en estar estudiando, por eso los papás como que no te dejan y te tienen tan, tan allí en la escuela. Yo iba de 8 a 5 a la escuela, pero los demás estudiantes iban de 8 a 5, comían de 5 a 6 y luego regresaban a la escuela hasta la noche, de lunes a viernes, y los sábados iban toda la mañana y si podían iban toda la tarde y domingos también. Era estar estudiando, estudiando, estudiando, estudiando. Entonces no había tanto tiempo para tener una relación con alguien.

¿Hay madres solteras? ¿Hay un limite para tener hijos?
No supe nada de límite de hijos, creo que eso es en China, no tanto en Taiwán, pero sí supe que  si eras menor de edad y te embarazabas casi siempre abortabas por que tus papás no te dejaban tener a tu hijo. Abortas o no te embarazas,

¿Está permitido el aborto
No sé si esta permitido pero tenía tres compañeras de clase que me habían dicho que habían abortado porque sus papás no las habían dejado tener a sus hijos. Y de la edad de casarse no sabría decirte, yo fui a tres bodas pero de edades 25, 26, normales.

¿Y cómo viven la sexualidad?
Te dije ahorita que eran el país con más homosexualidad en el mundo, porque había muchos gays en mi escuela y muchas lesbianas. En mi escuela eran demasiado, se cortaban mucho el cabello y tenían novia, entonces era incómodo estar en la escuela porque en el salón éramos 50 alumnos, eran 25 hombres, 10 niñãs y 15 lesbianas. 

¿Y la actitud de los maestros ante eso cómo era?
No les decían nada, en la escuela te dabas cuenta porque las niñas usan un uniforme rosa y los hombres usan un uniforme azul, entonces así los diferencian, pero veías a niñas con vestido, a niños con vestido, haz de cuenta, por su forma de actuar y se volteaban y se ponían vendas y cosas asi muy extrañas, muy diferentes. Eso es en la prepa, ya cuando pasan a la universidad es un gran cambio, como que allí ya entraste a la universidad y te liberas, o no sé por qué la gente cambia tanto, por que ya en la universidad ya veías muchas parejas, como que es un cambio muy fuerte de la prepa a la uni.

¿Hay competencia para trabajo o si hay oportunidades?
Mucha gente de Taiwán, después de que estudiaron, salen de la universidad y se van a Estados Unidos, ¿por qué?, no sé, no sé mucho de eso del trabajo, porque como yo estaba en la preparatoria, no tenía mucha relación con universitarios.



¿Qué estudian, que materias llevan?
Los que yo conocí que eran universitarios eran maestros la mayoría, había muchos maestros que querían estudiar, maestros para enseñar chino más bien y se iban a enseñar chino a otras partes del mundo. Mi papá era una persona muy cómica, y él estudió para trabajar en la radio y era comiquísimo, era de esas personas que llegan a las fiestas y todo mundo los saluda y le hacen chistes. ¡Hey, hola cómo estás, cuéntanos un chiste!  Y era bien cómico, y mi mamá era más tímida, pero mi papá estudió para la radio y después se dedicó a los bienes raíces y tenía tres compañías de bienes raíces.


¿Qué es lo que más te gustaba de la ciudad?
Lo qué más me gustaba era andarme moviendo en el metro, caminando, o en el camión. Te digo, yo vivía en el centro, entonces era lo más histórico, lo más bonito. Casi siempre el centro es donde más se guarda la historia de la ciudad donde vives. Entonces yo me iba a correr al parque gigantesco, caminaba un chorro. Mira aquí en Juárez me puedes decir que me vaya a tal calle y no voy a saber, pero allá yo agarré un mapita y dije, bueno todo lo que va del año voy a recorrer todas las estaciones del metro, entonces los sábados en la mañana me salía de la casa a las 8 de la mañana y me iba caminando, me subía al metro y me iba hasta la última estación, luego me bajaba. No me iba muy lejos porque me podía perder y ya ahí sí ni cómo llegar; pero si trataba de recorrer más o menos el área de cada estación, a veces caminaba de estación en estación, también nos movíamos en taxi, en el camión, en bicicleta, etc. 

¿Volaste papalotes?
Sí, fuimos a, a una playa con mi familia y estuvimos ahí volando papalotes, muy padre. Eran como esos papalotes chinos que se ven en las fotos, grandototes como dragones, y luego otros como rombos, no eran tan sencillos como los de aquí, pero muy padre también, se veían muy bonitos



¿Manejaste?
No, hay reglas en el intercambio que no puedes romper porque si no te regresan a tu país, y son: no manejar, por que te estás metiendo en un gran peligro, aun si sabes manejar, no importa porque no conoces las reglas de tránsito de ese país; no conoces la velocidad con que manejan, ni cómo se mueve la gente, entonces es muy peligroso que tú te subas a un carro, está prohibidisísimo manejar. Está prohibido tomar bebidas alcohólicas; está prohibido tener relaciones de cualquier tipo, por que si tienes alguna relación de noviazgo o algo así, es como si te apartaras de aprender la cultura, te apartas de tu intercambio y te concentras en un noviazgo, y por eso no está permitido; tampoco está permitido usar droga, obviamente. Son las cuatro reglas de oro que no puedes romper para poder quedarte de intercambio.

¿Usabas celular?
Sí, sí traía un celular porque es muy necesario y tus papás te lo dan. A mí me daban dinero para la escuela, en mi mochila no me faltaba un diccionario, un mapa, el celular, la tarjeta del metro, las llaves de mi casa y una tarjeta donde venía el teléfono, la dirección de donde vivía, el teléfono de mi papá y el teléfono de mi mamá, eso siempre estaba en mi bolsa, si no, no salía.

¿Y cuánto te daban de dinero?
Me daban 100 dólares taiwaneses que son 4 dólares americanos y con eso sobrevivía todo el día.

¿Y te lo daban de su dinero?
Ellos me lo daban de ellos, ajá. Cuando tú pagas tu intercambio te cobran esa cantidad que tú pagas al Club Rotario. Cada mes se te entregan 80 o 100 dólares dependiendo al país al que vayas. Entonces de la comisión que mi mamá real pagó me daban 100 dólares a mí, más lo que me daba mi mamá taiwanesa a la semana, que eran 500 ncs equivalentes a 15 dólares para pagar el camión.


¿Fuiste al cine?

Sí, es muy caro, me costaba yo creo como 15 dólares entrar al cine.

¿Y qué veías?
Películas americanas, las taiwanesas no las veíamos porque no les entendíamos.

¿Ni con subtítulos?
No, en inglés no tenían subtítulos en inglés, porque aparte que no les entendíamos, las películas taiwanesas son puras peleas y bien ficticias, de que anda un señor volando y con capas blancas y aventando polvos y no sé qué, películas muy extrañas, entonces creo que fui nada más tres veces al cine, porque estaba muy caro.

¿Y tienen animales domésticos?
Perros nada más, porque como son departamentos no puedes tener un animal y si tenías uno necesitabas tener una licencia porque lo tenías que sacar a pasear todas las noches, si no, no podías tenerlo. 

¿Y las casas como son?
Bueno, mi familia no era tan taiwanesa, su casa era ya muy moderna, era de tres pisos. Cuando llegue pensé que era una casa de astronautas, fue la primera impresión que tuve. Así como una casa de Star Wars, los muebles sin agarraderas, todo blanco, bien minimalista, los sillones bien chaparritos, y luego una pantalla súper delgadititititita. La paredes eran de vidrio, estaba muy moderna mi casa, muy moderna. Aunque las casas de mis amigos, algunas eran más taiwanesas, tenían pisos de madera y la mesita de té y casi todas eran de un piso. La mía era una casa normal pero con muchas cositas chinas, ya ves que en los mercados venden muchas cositas chinas, así entrabas, has de cuenta que entrabas a un mercadito chino y las mamás así tenían un chorro de buditas y de ranitas y de todas esas cositas y entonces era muy muy interesante.

¿Fuiste al teatro?
Si,  pero fui cuando no había presentación

¿Tu platillo preferido?
 Huy, un chorro, me gustaban mucho lo que son dumplings, no sé como se llaman en español, que son como empanaditas con carne, de harina. Me gustaba mucho el arroz frito, los noodles, la pasta de arroz que es, es los rice noodles y me gustaban mucho un pan que se llama mantou, no sé como se dice en inglés o en español.  Me gustaba mucho tomar té de leche con burbujas, que es a base de té verde, leche en polvo, azúcar y unas que son como gomitas, unas bolitas, te voy a cocinar ¿eh (risas). Esa era mi comida favorita.

¿Extrañabas a tu familia mexicana?
¡Huy! sí. Era lo que más extrañaba; me hacían mucha falta mis hermanos, porque aquí me despierto y buenos días, buenas noches, ¿cómo estás? y compartimos la comida y todo; y allá comíamos y todos calladitos, nada más así… escuchando los platos. Extrañaba a mi mamá y a mi papá también, pues porque… no sé, son base. Entonces, pues allá era mi mamá pero mi mamá era como la relación que yo tengo con mi abuelita, la mamá de mi mamá, era la relación que yo llevaba con ella, era como ¡Ay hola! como que siempre tenía que estar yo bien y siempre tenía que estar yo ayudando y siempre contenta y así porque no es mi mamá; entonces no puedo llegar enojada con una persona que de un día para otro le tengo que decir mamá, que de un día para otro me va a estar cocinando todos los días. Yo tenía siempre que estar como que ¡Ay! ¿en qué te ayudo? ¿Qué hago? Estoy feliz, y así no hacerle malas caras, era muy diferente a lo que es mi mamá. Y asi aprendí a valorar mucho porque te das cuenta que no tienes que tratar a la gente como si fuera visita. Yo decía ¡ay! no es posible que a ellos no los conozca, que tenga que aparentar ser mejor con ellos y en mi casa tener que ser una enojona, o no ayudar, o cosas así. Entonces ya cuando, cuando llegué, quiero creer (Risas), intenté ser diferente, como querer ayudar más y querer sentir lo mismo que sentía allá, sentirlo aquí. Allá me sentía como que tenía que hacer las cosas por que tenía que hacerlas, entonces quería como que aquí era mi obligación y allá era más porque… no sé (risas) no sé como explicártelo.

¿Y en algún momento se conocieron tus papás de allá y tus papás de acá?
Hablaron una vez. Lo que pasa es que los horarios tenían 10 horas de diferencia, o sea que a mis 6 de la mañana ellos estaban dormidos en su tercer sueño, y viceversa. Entonces cuando hablábamos era porque yo estaba desvelada o cuando mis papás iban a llevar a mis hermanos a la escuela. Y si hubo unas cuatro ocasiones creo, que mis mamás hablaron, platicaban poquito pero creo que nunca hablaron con mis papás, por que mi papás casi nunca estaba en la casa siempre andaban muy ocupados.


¿Y en qué hablaron en chino o en español?
En inglés, en un inglés mexicano y en un inglés chino, muy divertido. (Risas) Muy interesante conversación.

¿Qué más Estefany?
¿Qué más te digo? Bueno aparte de que estuve en Taiwán de intercambio, me fui con una de las que fueron mis mejores amigas, una niña de Colombia que se llama Juanita, entonces con ella me fui a conocer Tailandia, Singapur y Malasia,  nos quedaban muy cerquita de Taiwán y nos fuimos por 20 días y conocí lo que fue la cultura tailandesa también, muy diferente de la taiwanesa. Era como comparar Brasil con México, has de cuenta, como que la cultura es parecida, es similar pero no era lo mismo. Yo antes veía a todos los de ojos rasgados y decía, todos son chinos y ya cuando estuve allá dije ah! estos son tailandeses, taiwanes, japonés, de China, como que me acostumbré a verlos y hoy sí los puedo diferenciar. 
La cultura tailandesa es muy diferente. Ellos tienen unas playas muy bonitas, fuimos a unas playas que se llaman Pi Pi Islands y pues para mí ha sido la playa más bonita que he visto; buceamos, con peces de todos colores, anduvimos ahí por diferentes partes de Tailandia, fuimos a Singapur que es un país muy rico económicamente hablando. Singapur es una ciudad - país, porque está súper chiquita, nada más es la ciudad Singapur y tienen también unas reglas muy estrictas de no puedes masticar chicle en las calles, no puedes andar gritando, y es considerada la ciudad más segura de todo el mundo, y está muy moderna, muy padre. No te puedo platicar mucho de Singapur por que estuvimos ahí tres días nada más y más bien anduvimos corriendo de museo en museo y conociendo ahí un poquito. Y fuimos a Malasia y en Malasia nada más estuvimos dos noches y conocimos las Torres Patronas y estuvimos ahí en el hotel porque ya estábamos muy cansadas (Risas).

¿Si tuvieras la oportunidad volverías a los mismos lugares?
Volvería a Tailandia y a Malasia si fuera con mi familia; volvería a esos dos lugares de los tres que visité y a Taiwán, obviamente sí volvería muchísimas veces, todavía muchas, muchas, muchas veces más.

¿En lugar de ir a otros lugares?
Sí. Yo me quedé con ganas de que fueran mis papás para compartirles porque así como te lo estoy platicando no es tanto lo que yo observé ni lo que yo viví, me hubiera encantado que estuvieran allá para explicarles todo, para que lo vivieran tal y como yo lo hice. A Tailandia volvería porque las islas son preciosísisisisimas y a Singapur por que también es una cultura muy interesante, bien padre los tres. No me arrepiento nada, estoy muy contenta con lo que pasó, aprendí muchas cosas y es una experiencia inolvidable para contar siempre, yo creo.

¿Cómo fue el regreso a México?
Cuando nos regresamos volvimos a vivir lo mismo, porque cuando yo regresé aquí a México fue como empezar otro intercambio, has de cuenta… empezar desde cero a reintegrarme, exactamente así es, batallé también con el español poquito porque cuando llegué me tocó hacer exámenes para la universidad y estaba bien difícil estudiar, (risas) por que no entendía mucho, no entendía el español. No, no tanto que no le entendía pero mi cerebro estaba acostumbrado a estar escuchando chino y el inglés de los intercambistas luego llegando me metían palabras de geografía, anatomía del cuerpo y tenía que leer las oraciones como cinco veces para que me entraran en la cabeza. Y luego fue reintegrarme aquí con la familia, era la hermana mayor, que tenía que hacer esto, que tenía que hacer lo otro, y tenía otra vez que estar bajo unas reglas porque allá pues tenía las reglas de mi casa, no, más bien no tenía reglas,  exacto, exactamente. 

Bueno Estefany pues muchas gracias, te agradezco mucho tu tiempo y que hayas aceptado compartir tu experiencia conmigo.
De nada. Me gustó mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada